Educar a nuestros hijos sin castigos físicos o psicológicos, sin comparaciones, sin gritos, y sin chantajes ni amenazas, es posible. La Disciplina Positiva nos da las claves para ello, aunque Lorena insiste en la importancia de ser pacientes y confiar en los resultados, pues se trata de un trabajo con objetivos a largo plazo:

“La Disciplina Positiva es una filosofía educativa que no resulta humillante, ni para el niño ni para el adulto. Lo que pretende es que el niño aprenda a actuar bajo su autocontrol, ya que posee las herramientas y el entendimiento para hacerlo, así como para entender las consecuencias de sus actos”.

Disciplinar a nuestros pequeños no es tarea fácil, muchas veces el castigo se normaliza por ser la única opción que fue aplicada en nosotros y que conocemos, sin embargo, con el auge de la disciplina positiva contamos con diversas herramientas e incluso conceptos como lo es el de consecuencias lógicas.  Para poder hacer uso de estas estrategias es importante poder diferenciarlas en este caso, compararemos el castigo con las consecuencias lógicas.

En primera instancia, el castigo (Según la RAE) es una pena que se le impone a una persona que ha cometido una falta o delito. Aplicado en disciplina o crianza implicaría una acción impuesta que provoca desagrado y que tiene como objetivo corregir o eliminar una conducta inadecuada.

Por otro lado, cuando hablamos de las consecuencias naturales no hace falta que intervengamos los padres, ya que los niños reciben las consecuencias directas de lo que hacen. Pongamos varios ejemplos:

Si se olvidan del sombrero –> les molestará el sol.

Si se olvidan de su snack –> pasarán hambre.

Cuando hablamos de consecuencias lógicas, aquí sí hace falta que intervengamos los padres y tenemos que intervenir para decidir qué tipo de consecuencia es la que vamos a aplicar, para que su aprendizaje sea útil. Ahora bien, entonces ¿Cuál es la diferencia entre castigo y consecuencia lógica?

La primera clave es que en el uso de consecuencias lógicas hablamos del uso de 4 R’s que son (Relacionada, respetuosa, razonable y revelada antes), aplicado sería algo así:

Tu hije ha rallado la pared de la casa, en este caso, la consecuencia lógica sería pedirle que limpie la mesa.

¿Cómo aplicamos las 4 R’s?

Relacionada: debe limpiar lo que ha ensuciado.

Respetuosa: se lo decimos sin humillarle y sin decirle delante de otros niñes lo decepcionados que estamos por lo que ha hecho.



Razonable: le pedimos que limpie la pared que ha ensuciado, no toda la casa.

Revelada de antemano: es fácil que ya le hayamos dicho en más de una ocasión a nuestros hijos que no se pueden pintar las paredes de la casa.

Estas cuatro características hacen que la consecuencia lógica sea radicalmente diferente al castigo, ya que el castigo genera: Resentimiento, revancha, daño en su autoestima

Aunque a veces los padres piensan que los castigos son efectivos a corto plazo, no deben olvidar cuáles son las consecuencias a largo plazo. Cuando castigamos a los niños, ellos pueden reaccionar de formas diversas:

No volviendo a repetir esa conducta por miedo o porque piensan que no valen nada y que todo lo hacen mal. Esto puede, incluso, llevar a los niños a convertirlos en personas que buscan activamente la aprobación de los demás porque, sin esta aprobación, pensarán que no son lo suficientemente buenos.

Escondiendo futuras conductas similares a sus padres para que no les pillen.

Considerando el castigo injusto y pensando cómo vengarse.

Por tanto, con el castigo no trabajamos la conducta inadecuada para que entiendan que la tienen que modificar, sino se que se les impone o se les avergüenza. En estas condiciones, los niños seguirán portándose de forma “incorrecta” y, en cuanto puedan, se vengarán por haber recibido una serie de castigos, evitarán la cercanía emocional y perderán confianza en los padres.

María Paula Aguilera- Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

Psicologa.co 

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, ataque de pánico, ataque ansiedad, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica, meditación, desempleo, anorexia, vejez, parejas, relaciones