Diariamente nos topamos en nuestras vidas con problemas que debemos resolver y por más mínimos que sean, como decidir qué comer al desayuno o qué ruta tomar para ir a clase o al trabajo, o si se tratan de conflictos mayores, como alguna desavenencia familiar o laboral o algún problema que ha llevado años resolver, generan malestar emocional, que incluso puede llegar a enfermarnos físicamente.

Las estrategias dirigidas a resolver los conflictos tienen un potencial especial para mejorar las habilidades de afrontamiento. Reforzar estos principios te pueden preparar para afrontar de forma más efectiva los diversos problemas de la vida. La gran mayoría de experiencias negativas de vida se relacionan bastante con conductas inefectivas que fallan en el objetivo de resolver los desafíos diarios y pueden dirigir a efectos indeseados tales como enfermedades psicosomáticas, depresión, ansiedad, entre otras dificultades.

Es muy común encontrarse con personas que no cuentan con adecuadas habilidades de solución de conflictos, tales como:

  1. No generar múltiples posibilidades de soluciones
  2. No sugerir soluciones que incluyan apoyo social
  3. No tener expectativas reales sobre las consecuencias de las soluciones alternativas

 

A través del refuerzo de un acercamiento sistemático a la solución de problemas y a la toma de decisiones, podemos obtener los siguientes beneficios:

  1. Aprender un proceso que promueva la colaboración, la cohesión y el respeto mutuo dentro de la familia y en otros grupos a los que pertenecemos
  2. Prevenir conflictos interpersonales producidos por maneras disfuncionales de búsqueda de decisiones o de solución de conflictos, tales como patrones autoritarios o luchas competitivas de poder
  3. Reducir la tensión, la ansiedad y la depresión a través del manejo del estrés
  4. Generar un rango amplio de opciones a través del afrontamiento de situaciones problemáticas y por lo tanto promoviendo el cambio hacia la selección de mejores decisiones o soluciones efectivas
  5. Mejorar la probabilidad de que la familia o los miembros del grupo se comprometan a implementar las opciones que se han seleccionado
  6. Aumentar la autoconfianza, la autoeficacia y la autoestima adquiriendo un modo de solucionar los conflictos que puede ser utilizado en situaciones problemáticas a futuro

Preparación para aprender habilidades de solución de conflictos

 

Prepararte a ti mismo a aprender esta habilidad puede resultar extremo y requiere de motivación y de compromiso a lo largo de la práctica. Este desafío no es simple porque por ejemplo, las parejas y los miembros de la familia algunas veces se perciben a sí mismos como víctimas de comportamientos irracionales y supuestamente ofensivos de parte de los demás miembros del sistema grupal y fallan en percatarse de cómo ellos mismos contribuyen a sus propias dificultades, percibiendo la solución como una estrategia que favorecerá sólo a terceros. Por tal razón no perciben la necesidad de colaborar en encontrar juntos estrategias de solución de conflictos. A menudo asumen una actitud defensiva y sus interacciones se caracterizan por ser argumentativas, recriminatorias, sofocantes y por mantener luchas de poder.

 

Empezar por clarificar cuál será el proceso de la solución de problemas que se llevará a cabo será el asunto principal. Básicamente, porque se trata de un acercamiento sistemático que te ayudará a colaborar en la solución de problemas o en alcanzar decisiones de forma efectiva. Involucra una serie de pasos que te ayudarán a definir el problema de forma precisa y a generar posibles soluciones de tal forma que puedas seleccionar la mejor opción posible. La mejor opción es aquella que mejor se ajusta a tus necesidades; otro paso involucra el ayudarte a identificar y entender también las necesidades de los demás. El proceso también involucra pautas que te ayudarán a trabajar juntos como un equipo y evitar molestias innecesarias e improductivas.

 

El proceso resulta efectivo y puedes tener éxito aplicándolo mediante el compromiso del seguimiento de los pasos y las pautas.

 

Manejar la interacción durante la solución de conflictos

 

Mientras te preparas a empezar a practicar la solución de conflictos, necesitas tener en cuenta las siguientes pautas:

  1. Sé específico relatando los problemas
  2. Enfócate en el problema actual más que en dificultades pasadas
  3. Enfócate en un solo problema a la vez
  4. Escucha atentamente las preocupaciones y las emociones de los demás que están compartiendo sus problemas
  5. Comparte los problemas de una forma positiva y constructiva

 

Desarrollar adecuadas habilidades de solución de conflictos prepara a las personas a:

  1. Identificar las causas de las dificultades emocionales
  2. Reconocer los recursos con los que cuenta para afrontar las dificultades
  3. Obtener una forma sistemática de superar los problemas recurrentes
  4. Mejorar la sensación de control
  5. Prepararse para lidiar de forma más efectiva con futuros problemas

 

Etapas de la solución de conflictos

 

  1. Conocer y definir el problema
  2. Identificar los recursos y los soportes con los que se cuenta
  3. Obtener información de otras fuentes si es posible y ojalá de una fuente válida y funcional
  4. Decidir sobre acuerdos prácticos (por ejemplo quién estará involucrado en la resolución del conflicto)
  5. Establecer un contrato que clarifique las responsabilidades de cada quien en la resolución del problema

 

Llevar a cabo el proceso no asegura que las decisiones y soluciones resultantes siempre producirán los resultados deseados. Sin embargo, utilizar el proceso permitirá evadir la discordia y mejora sustancialmente la oportunidad de alcanzar resultados favorables.

 

Pasos finales para solucionar conflictos

  1. Como ya se dijo anteriormente: conoce e identifica el problema
  2. Analiza el problema e identifica las necesidades de aquellos que se verán afectados
  3. Utiliza “lluvia de ideas” para generar posibles soluciones
  4. Evalúa cada opción, considerando las necesidades de aquellos afectados
  5. Lleva a cabo la opción seleccionada
  6. Evalúa los resultados de los esfuerzos puestos en marcha respecto a la solución de conflictos

Si sientes que algo no tiene solución, deja ir. Si definitivamente no se resuelve hazte a un lado. Si percibes que no tienes el control de algo haz las paces con éso, acepta y deja ir. Sólo tienes control de ti mismo. Tú eres el responsable de tu propia tranquilidad

 

Referencias

Jhonson, S. (1997). Therapist’s guide to clinical intervention. The 1, 2, 3’s of treatment planning. San Diego, California, USA: Academic Press.

Rodrigo, M.J., García, M., Máiquez, M.L., Rodríguez, B. y Padrón, I. (2008). Estrategias y metas en la resolución de conflictos cotidianos entre adolescentes, padres y madres. Infancia y aprendizaje, 31 (3): 347 – 362.

Universia (s.f.). Resolución de conflictos. Bullying. Recuperado el 24 de Septiembre de 2019. Disponible en https://www.universia.es/resolucion-conflictos/bullying/at/1121993

Juana Cáceres – Psicóloga Clínica de Psicologa.co        correo: juanacaceres@psicologa.co

 

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

Psicologa.co

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica, meditación, desempleo, anorexia, vejez