Como ya hemos mencionado en otros artículos, el suicido es una problemática de salud pública que afecta a un porcentaje alto de la población colombiana, siendo los jóvenes entre los 15 y 24 años los más afectados. El suicidio ha sido un tema tabú en muchas culturas, siendo la colombiana una de esas. El problemas de esto, es que ha llevado a que se generen diversos mitos urbanos que en ocasiones impiden actuar asertivamente ante comportamientos que indirecta o directamente sugieren que una persona está en riesgo. Es decir, algunos de esos mitos pueden llevarnos a ignorar llevarnos a ignorar señales de alerta (lea artículo: ¿cómo saber si alguien se quiere suicidar? Para conocer estas señales de alerta) que podrían prevenir un suicidio consumado. A continuación, enfatizaremos en algunos de los mitos más comunes, para que usted los reconozca y pueda actuar de forma oportuna ante un riesgo suicida.

  1. MITO: Hablar de suicidio es arriesgado porque puede incitar a que la persona lo realice o darle la idea de hacerlo.

REALIDAD: No hablar del suicidio aumenta la probabilidad de que suceda.

Se ha demostrado que hablar del suicidio reduce el riesgo de que la persona lo cometa, debido a que permite a la persona expresar sus sentimientos y ser escuchado.

 

  1. MITO: Las personas que hablan de suicidio no suelen intentar suicidarse.

REALIDAD: Las personas que hablan de suicidio suelen comentar las intensiones de suicidio.

La mayoría de las personas que mueren por suicidio han dado alguna pista o advertencia respecto a sus intensiones, generalmente por medio de amenazas, gestos o cambios de comportamiento. Por esto es importante nunca ignorar declaraciones, gestos o bromas que puedan indicar deseos o sentimientos suicidas.

 

  1. MITO: Si alguien está decidido a suicidarse no es posible detenerlo.

REALIDAD: Usualmente las personas que se suicidan no quieren la muerte sino detener el dolor.

Incluso las personas con una depresión severa, tienen sentimientos encontrados frente a la muerte, donde fluctúan hasta el último segundo entre querer vivir y querer morir.

 

  1. MITO: Los que intentan suicidarse llaman la atención, en realidad no quieren morir.

REALIDAD: Las personas que intentan suicidarse están viviendo un sufrimiento de muy alta intensidad.

Pensar que el intento de suicidio es una forma de llamar la atención es un error, en realidad se trata de personas a quienes les han fallado sus estrategias de adaptación y de solución de problemas. En muchas ocasiones, han agotado todas sus estrategias para afrontar determinadas situaciones o el malestar que están viviendo; razón por la que ven como única y última alternativa atentar contra su vida.

 

  1. MITO: El suicidio no se puede prevenir porque ocurre de forma imprevista o impulsiva.

REALIDAD: La mayoría de suicidios se pueden prevenir.

Antes de cometer un suicidio, las personas muestran una serie de síntomas que al ser detectados a tiempo, pueden ayudar a evitar que las personas pongan su vida en peligro.

 

  1. MITO: Quien intenta suicidarse es cobarde o valiente.

REALIDAD: Las personas que intentan suicidarse están sufriendo.

Las personas que intentan suicidarse no son ni valiente ni cobardes, simplemente están experimentando un malestar emocional extremadamente intenso ante el cual no ven salida diferente al suicidio.

 

  1. MITO: Si se reta a un suicida, este no intentará el acto suicida.

REALIDAD: Retar a un suicida a acabar con su vida aumenta la vulnerabilidad de la persona.

Una persona que quiere suicidarse a acabar con su vida es un acto supremamente irresponsable debido a que se trate de una persona vulnerable, que está pasando por una crisis emocional donde sus estrategias de adaptación no le son útiles, haciendo que predominen los deseos de quitarse la vida. Retarlo, puede servir como un motivador para cometer el acto suicida.

 

  1. MITO: La persona que presenta conductas suicidas es un suicida potencial toda su vida.

REALIDAD: Los pensamientos suicidas no son permanentes.

Con la ayuda de un proceso psicológico adecuado, se puede trabajar en estrategias que favorezcan la disminución de estos pensamientos. Los pensamientos suicidas se pueden superar.

 

  1. MITO: Después de la crisis el suicidio se supera.

REALIDAD: Los suicidios pueden ocurrir en periodos de mejoría.

La probabilidad de que haya una recaída en lo que refiere a conductas suicidas, es alta. Por lo tanto, es importante que después de la misma los familiar y amigos continúen alerta y promuevan el acompañamiento psicológico.

 

  1. MITO: Los niños no se suicidan.

REALIDAD: Los niños si se pueden suicidar.

Cuando un niño adquiere el concepto de muerte, puede tomar decisiones relacionadas con el suicidio, incluso a edades muy tempranas.

Lo importante de conocer la realidad frente a estos mitos es que pueden favorecer la disminución de un riesgo suicida. Por eso, no tengas miedo de compartir esta información y de hablar del suicidio cuando lo consideres necesario. El miedo a hablar del suicidio, muchas veces nos impide conocer sobre el mismo, lo que es muy importante para poder actuar a tiempo cuando hay riesgo de que alguien lo cometa.

 

REFERENCIAS

 Pérez, S. (2005). Los mitos sobre el suicidio. La importancia de conocerlos. Revista colombiana de psiquiatría. 34 (3), 386-395. Secretaría Distrital de Salud (2015). Intento de suicidio.

 

Juanita González- Psicologa.co – juanitagonzalez@psicologa.co

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

Psicologa.co

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica, meditación, desempleo, anorexia, vejez