Es común escuchar entre los padres, particularmente entre los padres que acuden con sus hijos a psicología, que no existe una escuela, un libro, o un maestro que les enseñe a ser papás (aunque cada vez se desarrollan más cursos, libros y conferencias al respecto). Estas afirmaciones permiten identificar que, para muchos, su labor parental tiene algo de improvisación pues no suele enseñarse como se enseña un saber o un oficio. Las repercusiones que tiene esta sabida inexperiencia, que ocasionalmente se mantiene a pesar de tener más de un hijo, pueden verse a nivel familiar, social, escolar, individual (en los niños y en los padres), entre otros.

 

 

Así, algunos estudios muestran que en muchos casos de delincuencia juvenil y adulta están relacionados con las estrategias que adoptaron los papás durante la crianza, sin embargo, no siendo la única causa. Otros problemas que comúnmente evolucionan desde la infancia pueden incluir los problemas de ansiedad, timidez o introversión, desregulación emocional, entre otros. De hecho, muchos padres son tan conscientes de esto que, en su intento por prevenir problemas futuros, incurren en patrones de crianza que los promueven en lugar de evitarlos. Un ejemplo común son las familias que son muy restrictivas, correctivas y coercitivas con sus hijos. En estos casos suele haber un punto (generalmente hacia la adolescencia) en el que los hijos se distancian de la familia afectivamente y limitan la comunicación, a veces hasta anularla; esto lo describe Murray Bowen con el nombre de emotional cutoff. Paralelamente a dicho distanciamiento, los hijos pueden incurrir en conductas que una vez les fueron prohibidas en respuesta a la constante restricción a la que se ven sometidos, de las cuales pueden derivar otros problemas adicionales (e.g. consumo de sustancias, vandalismo, deserción escolar, etc.).

¿Qué hacer entonces si se puede pecar por defecto y por exceso? La “fórmula” que otros papás perciben a sí mismos como exitosos en su rol parental suele ser mantener una relación cercana y afectuosa con sus hijos. Ser un “buen padre” incluye dar a saber al hijo que el entorno en que se desarrolla es un entorno seguro en el que es querido. Lo anterior incluye más abrazos, caricias y sonrisas que regalos costosos o grandes eventos en cada cumpleaños. Muchas veces las muestras de afecto se ven truncadas por la intención de que los niños “no se vuelvan consentidos”, lo que nos dirige a un segundo a considerar.

Ser consistente. Una de las maneras más efectivas de generar problemas de ansiedad es cuando una persona, especialmente un niño, no sabe a qué atenerse o no tiene control sobre su ambiente. Con frecuencia algunos padres amenazan con castigos excesivos (e.g. “te dejo aquí si sigues comportándote así”, “si pierdes el año te vas a un internado”) que al final no se cumplen. De forma equivalente ofrecen premios desmedidos (e.g. “si te portas mejor de compro una consola”). En ambos casos las consecuencias de las acciones no guardan ninguna proporción con ellas, con lo que para un niño puede ser complejo establecer qué tan reprochable o meritoria es su acción.

 

 

Psicólogos, Psicólogos en Bogotá, Depresión, Ansiedad, Terapia de Pareja, Psicólogo depresión, Psicologo ansiedad

Un segundo aspecto que considerar, además de la proporcionalidad del premio/castigo, es el tiempo en el que se entrega dicha consecuencia. El premio para un buen comportamiento en una reunión familiar en abril no puede ser un viaje a fin de año, de la misma manera que un golpe al día siguiente (en caso de haberse portado mal) suele no tener mayor efecto que inducir miedo e impotencia. El escenario ideal es que conforme los niños crecen, logren aprender a actuar por consecuencias cada vez más demoradas. Por ejemplo, un niño de 4 o 5 años debería poder esperar una felicitación, un abrazo, o un juego de su agrado como consecuencia por cumplir sus deberes escolares. Para cuando sea adolescente, lo esperable podría ser que la retribución por el cumplimiento de deberes académicos sea una buena nota al final del periodo académico. De este modo, se llega a la adultez sabiendo que 1) los esfuerzos pequeños suelen no acarrear enormes recompensas y 2) todas las acciones van a tener sus consecuencias.

De acuerdo con lo anterior, queda claro que no existe una “formula” exacta de como se debe ser padre, sin embargo, es necesario entender que hay múltiples estudios que indican que las estrategias utilizadas en la crianza provocan repercusiones a corto y largo plazo en los niños y adolescentes, por ello están necesario cuidarlas y ser muy consciente de como se corrigen ciertos comportamientos en los niños. Adicional seria importante mencionar que a veces las estrategias de crianza y de corrección se direccionan a castigar comportamientos y no ha enseñar, lo cual sería una estrategia que le permitiría al niño cumplir con dos funciones, corregir su comportamiento, pero a la vez aprender otro (posiblemente una acción prosocial).

Por otro lado, la crianza debe considerarse como una actividad de disfrute y no como una receta de cocina o una actividad que debe seguir unas reglas rígidas e innecesarias, cada papá de acuerdo a sus creencias, su historia personal y motivación tendrá unas herramientas, lo más importantes es que estas sean consistentes, coherentes y vayan en dirección a generar vínculos positivos con sus hijos, lo que en un futuro estará relacionado con adultos seguros, con capacidad de manejar sus emociones y situaciones en algunos casos difíciles.

 

 

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

Psicologa.co

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica