Desde la infancia nos han enseñado que “los hombres no lloran” y “sea macho que usted es hombre”, o “llorar es de niñas”. Por el contrario, a las niñas y a las mujeres se les es permitido exteriorizar sus emociones y es normalizado socialmente.

 

A los hombres se les enseña desde niños a que tienen que ser fuertes, competitivos y a que no pueden demostrar debilidad, ya que en el futuro serán los proveedores del hogar, responsables de familia y líderes no solo dentro de su familia sino en el trabajo. Lo anterior conlleva a una serie de problemas emocionales en el futuro, caracterizados por la inexpresión de las emociones, la regulación emocional y por lo tanto, dificultades de interacción con la sociedad.

 

Aunque es una realidad que la historia ha cambiado un poco y cada vez es más frecuente ver hombres que asisten al psicólogo o al psiquiatra, aún queda mucho por trabajar, pues dentro de la sesión es difícil algunas veces determinar un diagnóstico y por lo tanto realizar un trabajo terapéutico, debido a la dificultad de hablar de forma abierta sobre sus problemas y sobre lo que ocurre cognitiva y emocionalmente en la cabeza masculina.

 

 

A pesar de lo anterior, en la actualidad, entre los trastornos mentales que se presentan con más frecuencia en el género masculino se encuentran la depresión y los episodios recurrentes de ansiedad generados por estresores laborales, reacciones a duelos por pérdidas o ausencias de seres queridos, estresores económicos, o de tipo afectivo.

 

Incluso se han encontrado estudios en donde se evidencia que los hombres también son propensos a una baja autoestima porque la mayoría de las veces están buscando reconocimiento de sus actos. Cuando esto no ocurre comienzan a experimentar sentimientos negativos que afectan su estado emocional. Como se mencionaba anteriormente los factores externos, como los culturales nos han enseñado, incluso a las mismas mujeres que la autoestima se relaciona directamente con el éxito profesional, el poder, el dinero, el desempeño sexual y la apariencia física.

 

A pesar de la lucha feminista por la igualdad el género, no se puede negar que las características de este tipo de trastornos o de cuadros o de síntomas, son muy diferentes entre géneros. En las mujeres, al recibir mayor aprobación social por expresar sus emociones, es más fácil identificar síntomas de tristeza, como por ejemplo a través del llanto. En los hombres, al encontrarse con la barrera expuesta por la sociedad y por ellos mismos, podemos encontrar reacciones más agresivas y de negación.

 

Al encontrarse con estos estereotipos y tabúes culturales que les dificultan, e incluso impiden, expresar sus emociones, se suelen generar sentimientos, pensamientos y conductas de desmotivación, fatiga, aislamiento, descuido en la presentación personal, problemas de insomnio, dificultades en el desempeño sexual e incluso el consumo abusivo de sustancias psicoactivas, tanto legales como ilegales.

 

La reacción de tristeza, de duelo, incluso de depresión ante una situación triste, o de pérdida o por la presentación recurrente de problemas en las diferentes áreas de ajuste, son reacciones normales de todo ser vivo. Con el tiempo y las experiencias de vida se aprenden a superar ciertas contrariedades, no obstante, cuando sentimos que sobrepasan nuestras propias habilidades, competencias y recursos personales para hacerles frente, podemos requerir ayuda de un especialista. Si los períodos de tristeza tienden a prolongarse en el tiempo, si no sabes cómo resolver una situación y si tu problema está afectando tus diferentes áreas de ajuste y presentas conductas como autolesiones o ideas suicidas, debes aceptar el requerir orientación profesional. Lo anterior no te hará ni menos “macho”, ni menos hombre; todo lo contrario, te hará más ser humano, responsable de tus pensamientos y de tus actos.

Querer alcanzar el perfeccionismo no solo es una meta irreal, sino que genera sentimientos de desesperanza, irritabilidad, ansiedad, tristeza y aislamiento social.

 

Psicólogos, Psicólogos en Bogotá, Depresión, Ansiedad, Terapia de Pareja, Psicólogo depresión, Psicologo ansiedad

Si se te dificulta hablar de tus emociones y pensamientos, puedes empezar acercándote a una persona de tu confianza, como un familiar o un amigo. No es fácil para nadie hablar de su intimidad pero ten siempre presente que en algún momento habrá alguien dispuesto a escucharte, a conversar y a darte una mano. Si sientes que no cuentas en el momento con alguien con quien puedas sentirte tranquilo y por el contrario, no valida tus sentimientos o acude a frases típicas de motivación como “todo va a salir bien”, “pero si tu vida es mejor que la de muchos”, “no tienes razón para estar triste”, que no sirven para nada e incluso pueden empeorar la situación, no dudes en buscar ayuda profesional para hablar con un especialista que además de favorecer un ambiente adecuado para que hables con confianza, está preparado para juntos, encontrar una luz a tus problemas.

Una vez estés asistiendo a una guía psicoterapéutica, procura no aislarte y asiste a esa reunión que te están invitando desde hace tiempo, practica algún deporte y/o realiza alguna actividad física o cultural que te permita distraerte y sentirte activo. La compañía de tus familiares y de tus amigos cuando estás atravesando alguna situación difícil, resulta fundamental, independiente del tipo de situación y de la gravedad del problema. Varios estudios científicos han llegado a la conclusión de que la cohesión y el roce social son el principal ingrediente terapéutico, a la hora de superar cualquier inconveniente y resulta ser un factor protector de la salud física y mental.

Adicionalmente procura mantener hábitos de vida saludables, como una buena higiene del sueño, una adecuada alimentación, práctica de ejercicio y lo más importante: si sientes que necesitas asistencia profesional o el acompañamiento terapéutico oportuno para prevenir problemas más graves a futuro, acepta tus emociones y pensamientos como parte importante de ti, como el corazón o alguna parte del cuerpo que necesita ayuda médica.

Lograr reconocer tus fortalezas y debilidades, te ayudarán a sentir más confianza y seguridad y por lo tanto te sentirás mejor contigo mismo. Celebrar cada pequeño detalle y éxito personal repercutirá en una adecuada salud mental. Cuando te conoces más a ti mismo aprendes a controlar tus emociones y aceptas tus límites, así como tus virtudes.

Para romper con los tabúes y los estereotipos acerca de la salud mental masculina, primero tienes que actuar tú como hombre y convencer a la sociedad que un hombre sano, expresa lo que piensa y siente de forma asertiva.

 

Referencias

 

Jhonson, S. (1997). Therapist’s guide to clinical intervention. The 1, 2, 3’s of treatment planning. San Diego, California, USA: Academic Press.

 

Sanabria Pulido, E. (2019). Más allá de los estereotipos. Revista Vivir Bien, 111: 44-46.

 

Valencia, L. (2019). Sin rechazos. Revista Vivir Bien, 111: 18.

Juana Cáceres – Psicologa.co – juanacaceres@psicologa.co

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

Psicologa.co

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica