La asertividad significa comunicar tus pensamientos y emociones de una forma honesta y apropiada. La comunicación asertiva puede ser verbal y no verbal. Para expresarte asertivamente requieres autoconciencia y saber qué es lo que quieres y lo que deseas. Ésto significa mostrarte a tí mismo el mismo respeto que le muestras a los demás, ejercer tus derechos personales sin negar los derechos de los otros.

Si no eres asertivo contigo mismo, dejando a otras personas conocer tus pensamientos, sentimientos, necesidades y deseos entonces ellos se verán forzados a hacer suposiciones sobre tí en estos aspectos. Las suposiciones tienen un 50% de posibilidad de ser ciertas. Lo anterior significa que tú sólo tienes la mitad de posibilidad de recibir comprensión por parte de la gente y que te respondan de la forma que deseas.

Una vez comienzas a ser asertivo te encontrarás con que te sentirás mejor contigo mismo, tendrás mayor autoconfianza, obtendrás más de lo que quieres en tu vida y que los otros te respeten más.

Debes estar preparado porque no todo el mundo te apoyará en tus cambios de pensamiento y de comportamiento. Algunas de las personas con las que interactúas, como miembros de la familia u otras personas significativas, incluso demostrarán algo de negativismo hacia estos cambios. Ésto puede pasar debido a que el cambio es difícil de aceptar para las personas, se sienten conformes con lo que es familiar para ellos, se benefician de tu comportamiento pasivo, complaciente o sienten miedo de perderte a través del cambio. Sin embargo, no puedes ceder para complacer a los demás o para mantener ciertas personas en tu vida. Lo anterior requiere constancia, enfocarse en lo positivo y ser cada día mejor.

 

Para aclarar las variaciones en las respuestas y los estilos de comunicación/comportamiento revisa las siguientes descripciones que te ayudarán a determinar qué tipo de comunicación manejas:

 

  1. Pasivo: siempre da lo que los demás quieren. No quiere provocar malestar. No expresa sus pensamientos y emociones. Miedo a decir no. Invalida sus propios deseos y necesidades.
  2. Agresivo: demandante, hostil o rudo. Insensible ante los derechos de los demás. Intimida a otros a hacer lo que él quiere. Es despectivo.
  3. Pasivo-agresivo: le dice a la gente lo que quiere oír para evitar conflicto. Sin embargo, siente rabia por dentro y no se guía a partir de las expectativas o los requerimientos de los demás haciéndoles sentir frustración, rabia, confusión o resentimiento.
  4. Manipulativo: intenta alcanzar lo que quiere haciendo sentir a los demás culpables. Intenta jugar al rol de víctima o de mártir con el fin de que las otras personas tomen responsabilidad de cuidar sus necesidades.
  5. Asertivo: directo, honesto y usa declaraciones apropiadas sobre lo que son sus pensamientos, sentimientos, necesidades o deseos. Toma responsabilidad de sí mismo y es respetuoso con los demás. Es un oyente efectivo y buen solucionador de problemas.

Lo ideal es tener un estilo de comunicación asertivo.

 

COMPONENTES DE LA COMUNICACIÓN ASERTIVA:

A continuación puedes encontrar algunas recomendaciones para llevar a cabo una comunicación asertiva y efectiva que te pueden ayudar a la hora de expresar tus pensamientos y emociones:

Declaraciones del “Yo”

  • Racionalizar el pensamiento, cero impulsividad
  • Evitar frases que generen culpa, hostilidad, manipulación
  • Asumir la responsabilidad de mis pensamientos y de lo que digo, cambiando frases y declaraciones que empiecen por “Yo…” (ejemplo: “No te importa nada de lo que digo” vs. “Me siento triste cuando no le das importancia a lo que digo”)

Escucha activa

  • Poner atención de forma consciente a lo que está siendo comunicado por tu interlocutor
  • Ser capaz de recibir el mensaje emocional sin necesidad de analizar, criticar o dar consejo
  • Demostrar interés hacia el emisor del mensaje

Reflexión:

  • Demostrar interés y entender lo que está siendo comunicado
  • Ser capaz de dar retroalimentación o de reflejar mensajes emocionales utilizando declaraciones del “Yo”. La gente no necesita muchas veces que les soluciones la vida ni que les des consejos, mucho menos con regaños. Esperan respuestas emocionales de comprensión y apoyo. Por lo menos en primera instancia
  • Ayuda a clarificar el mensaje que te da la otra persona (ejemplo: “Te siento…”, “Suena a que…”)

Comunicación asertiva no verbal:

  • Mantén tus hombros rectos y una buena postura, mira directamente a tu interlocutor
  • Mantén una distancia personal y apertura (no cruces los brazos ni las piernas)
  • No retrocedas o te muevas de un lugar a otro mientras estés hablando. Mantén el contacto ocular y sé respetuoso
  • Mantén la calma. No te muestres demasiado emotivo. Exprésate apropiadamente.

Recomendaciones finales:

  • Para preparar una conversación neutral, primero debes defusionarte de tus emociones mientras esperas hasta que la otra persona parece estar menos reactiva y más receptiva
  • Entrega tu mensaje tan breve y directamente como sea posible, sin ser sarcástico, condescendiente o lanzando juicios de valor. Contribuye a la interacción actuando de forma positiva
  • Sé respetuoso. Permite el tiempo suficiente a la otra persona para responder sin presión
  • Utiliza escucha reflexiva. Si la persona se torna defensiva refléjale lo que estás escuchando decir y luego valida sus emociones
  • Reafirma tu mensaje. Mantén el foco en el tema principal, no te descarriles
  • Reutiliza este proceso, utiliza la escucha reflectiva para decrementar la emocionalidad, el debate y la argumentación. Se necesitan dos para pelear. No participes
  • Enfócate en la solución, sin demandar que la persona responda de la misma forma que tú. Debido a que probablemente tu has propuesto el tema de conversación, tal vez has tenido tiempo para pensar sobre ello y para resolver algunos aspectos de la situación. Por lo tanto, es importante que facilites la participación del interlocutor en la solución del problema, de esa forma sentirá que ha sido tenido en cuenta en la conversación
  • Cuida tu expresión y gestos no verbales que muchas veces comunican más de lo que deseamos
  • Cierra la conversación con un comentario positivo tal como: “He disfrutado esta conversación”; cambia el contenido de la conversación una vez ésta haya terminado

 

No confundas comunicación asertiva con hacer que los demás hagan lo que tu deseas. Recuerda que se trata de hacer respetar los derechos propios y los de los demás. Cuando somos capaces de decir “no” o de recibir un “no” como respuesta, estamos practicando autocuidado, al dejar de sentir enojo por hacer algo que no queremos, y practicamos comunicación honesta que contribuye a relaciones sociales respetuosas.

La comunicación asertiva no sólo es una nueva forma de comunicarnos, es una nueva forma de relacionarnos.

 

Referencias

Jhonson, S. (1997). Therapist’s guide to clinical intervention. The 1, 2, 3’s of treatment planning. San Diego, California, USA: Academic Press

Mandel, E.R. (2016). En qué consiste la comunicación asertiva [Blog post]. Psicoactiva. Recuperado de https://www.psicoactiva.com/blog/consiste-la-comunicacion-asertiva/

Van der Hofstadt Román, C. (2005). El libro de las habilidades de comunicación. Ediciones Díaz de Santos: Madrid, España.

Juana Cáceres – Psicologa.co – juanacaceres@psicologa.co

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

Psicologa.co

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica, meditación