¿En ocasiones has oído hablar a tu hijo solo? Esto preocupa hondamente a los padres y cuidadores pues creen que este comportamiento “no es normal”, y que es un síntoma de graves problemas psiquiátricos y psicológicos.

El fenómeno de los amigos imaginarios en los niños comenzó a estudiarse a finales del siglo XIX. Las poblaciones de niños que fueron analizadas correspondían a niños huérfanos o abandonados y las explicaciones dadas a la existencia de estos personajes fueron meramente clínicas, ya que lo asociaban con sentimientos de abandono, soledad, de carencia afectiva, sentimientos de minusvalía, debilidad e indefensión y también como mecanismos compensatorios para no asumir la responsabilidad de sus actos y por lo tanto a rasgos de personalidad evitativos y dependientes.

Efectivamente si analizamos el fenómeno de los amigos imaginarios en los niños desde una perspectiva psicopatológica, debido a su carácter irreal e invisible para los demás, podríamos catalogarlo como una alucinación visual, auditiva e incluso táctil que se presenta como síntoma de un trastorno psicótico. Lo anterior asustaría a cualquier padre de familia.

Sin embargo la diferencia fundamental está en la capacidad que tiene el niño de crear su personaje, darle la función que desea, siempre bajo su control, no son intrusivos, el contenido es acorde a la edad del niño, se presenta en un contexto generalmente de juego, el tono no es agresivo ni amenazante y la frecuencia no es permanente ni interfiere con sus labores académicas ni con sus relaciones sociales. Una intervención es entonces sólo necesaria cuando existen otros síntomas concordantes con una enfermedad mental, o cuando la conducta estuviera interfiriendo considerablemente en la participación de otras actividades, o si se dieran ambas circunstancias a la vez.

Por lo tanto, la situación anterior no haría parte de una situación anormal, patológica, por el contrario, forma parte del desarrollo normal de la fantasía, la creatividad, la imaginación infantil y del cumplimiento de sueños, teniendo en cuenta la etapa del ciclo vital dentro de la cual suelen aparecer, que se caracteriza por la representación y el simbolismo que inicia a partir de los 2 años y finaliza hacia los 7. Además si se tienen en cuenta factores familiares, como el hecho de ser primogénito o hijo único, éstos influyen también en la creación de dichos amigos imaginarios.

Desde una perspectiva cognitiva y con base en los estudios de Jean Piaget, psicólogo y biólogo reconocido por sus aportes al estudio de la infancia, la etapa en la que se presentan los amigos imaginarios se conoce como la etapa preoperacional, en la que se presenta una madurez paulatina de la representación del mundo y el manejo simbólico expresado en el lenguaje, el juego, la imitación y el dibujo en los que salen a flote personajes de películas, dibujos animados, cantantes y personajes favoritos en general. Esta interpretación del mundo se da de acuerdo a sus percepciones y como en esta etapa el pensamiento del niño es egocéntrico, ya que no tiene una total capacidad de asumir la perspectiva de los demás, los amigos imaginarios son creados con el fin de facilitar la comprensión del mundo externo adulto a través de la creación de mundos propios donde interpretan lo que ven.

Además en esta etapa la capacidad de los niños (sobretodo los más pequeños), de diferenciar su mundo psíquico de la realidad es limitada, por lo tanto se les dificulta diferenciar la fantasía de la realidad y así mismo diferenciar el carácter real o imaginario de los amigos imaginarios.

El rol más importante que cumple la creación de un amigo imaginario, a través del juego simulado, es el de precisamente, aparte de coordinar la acción con el pensamiento, comprender la mente y las emociones propias y la de los otros, como requisito fundamental para llegar a tener un muy buen nivel de adaptación social. Relacionado con lo anterior, se ha incluso estudiado la relación entre la creación de amigos imaginarios con índices de inteligencia superior.

 

Piensa que en ocasiones tú también hablas solo y no significa que estás “loco”. Muchas veces utilizamos estos soliloquios también para organizar y dirigir nuestros pensamientos, reflexionar sobre algo, darnos autoinstrucciones o automotivaciones para aliviar emociones fuertes o situaciones difíciles, planear una conversación con alguien, repetir un tema de estudio para presentar un examen o preparar una exposición o conferencia, incluso por entretención cuando oímos algo solos en la radio o en la tv, con el mismo fin de organizar tus ideas o para dar una imagen acorde a lo que pensamos y sentimos de nosotros mismos. Los niños suelen reprimirse menos delante de los demás y, por lo tanto, se les “pilla” hablando solos mucho más a menudo.

El amigo imaginario, que puede ser creado, interpretado o recreado a través de objetos como peluches y juguetes, es entonces para el niño ese personaje que le permite tener una comprensión de sus emociones y de sus pensamientos, así como de involucrarse en la vida social, es decir en las emociones y los pensamientos de sus pares y de los adultos. Si te viste la película “Intensamente” podrás ver explícitamente también esta idea del amigo imaginario como puente entre expresión de emociones y el mundo interno infantil y el contacto con el mundo adulto. Si no lo has hecho, te invitamos a verla en compañía de tus hijos.

 

Referencias

Benavides Delgado, J. (2007). La Creación de Amigos Imaginarios en los Niños: ¿Un Problema Clínico?. Tesis Psicológica (2): 59 – 64.

Chicoine, B. y McGuire, D. (2009). El soliloquio, los amigos imaginarios y la vida de fantasía. Revista Síndrome de down (26): 95 – 103.

Faulconbridge (2001). Prevalence of imaginary companions in a normal child population. Child, Care, Health and Development (27), 1: 13 – 22.

Piaget, J. (1929). The child ́s conception of the world. Londres: Routledge and Kegan Paul.

Rivera, J. (productor) y Docter, P. Y del Carmen, R. (directores) (2015). Intensamente [cinta cinematográfica]. Estados Unidos: Pixar Animatios Studios y Walt Disney Pictures.

Juana Cáceres – Psicologa.co – juanacaceres@psicologa.co

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

Psicologa.co

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica, meditación, desempleo, anorexia, vejez