Uno de los indicadores que señalan una relación de pareja saludable es la manera en que los integrantes de la pareja reparan los efectos que ha tenido una discusión, buscan juntos formas para seguir adelante. Se ha encontrado que algunas parejas con niveles importantes de deterioro tienden a evitar conversar sobre el tema de conflicto; es decir, dejan pasar un tiempo después de la discusión y luego retoman la interacción como si nada hubiese ocurrido, mientras que otras parejas vuelven a mediar discusiones conflictivas en torno al mismo tema sin búsqueda alguna de solución o alternativa de manejo. Así las cosas, una de las herramientas más importantes para conseguir una relación saludable es que se emprendan acciones posteriores al conflicto, convirtiéndolo en una oportunidad de crecimiento y mejora.


El primer paso es conversar sobre lo que sucedió para lograr claridad en los siguientes aspectos: entender los detonantes del conflicto, reconocer cómo se sintió cada uno de los integrantes, e identificar qué pudo haberse evitado para que la discusión no se diera de la forma en que se dio. Aquí es importante tener en cuenta que ninguna de las dos perspectivas es una realidad objetiva, más bien son dos realidades subjetivas. El objetivo de la reparación después de un conflicto no consiste en hallar quién tiene la razón, sino en lograr comprender por qué cada uno reaccionó de la forma en que lo hizo y así encontrar acuerdos para seguir adelante en la relación.  Para esta conversación se recomienda utilizar frases que refieran qué emoción sintió ante la situación o ante el comportamiento específico del otro. Por ejemplo, “cuando rechazaste mi llamada, me sentí triste”, “cuando me respondiste de esa manera, me sentí juzgada”.

Después de que cada uno de los integrantes expresa su perspectiva, el segundo paso consiste en discutir y validar ambas realidades subjetivas, es decir, los dos integrantes deben esforzarse por comprender las reacciones del otro y validar su experiencia. Para validar la experiencia emocional es importante respetar el espacio de expresión del otro, estar atento al lenguaje no verbal, ayudar al otro si tiene dificultades en distinguir qué emoción siente o sintió, y comunicar frases que le hagan ver a la otra persona que se está comprendiendo las razones por las que se sintió de esa manera en ese momento.

Posterior a la validación mutua de la experiencia emocional, se recomienda que cada uno acepte la responsabilidad que tuvo en que las cosas se dieran de la manera en que se dieron. Es importante recordar que una de discusión es de dos, por lo tanto, cada uno tuvo que hacer cosas que influyeron, en palabras de Gottman, un reconocido terapeuta de pareja, “solo se puede ser influyente si se acepta la influencia”. Así las cosas, cada integrante debe reflexionar sobre su propio comportamiento y reconocer ante el otro su responsabilidad en el conflicto. Se sugieren utilizar frases como “he estado muy irritable/sensible/triste últimamente”, “no he sido abierto con mis pensamientos y necesidades contigo”, “he sido demasiado crítico/a últimamente”. Finalmente, se sugiere que los dos integrantes se comprometan a una acción específica que podría ayudarlos a evitar que las discusiones se tornen nuevamente de esa manera en un futuro.

En conclusión, es natural que durante las discusiones se comentan errores o se digan cosas sin la intención de herir al otro y más cuando se sienten con intensidad ciertas emociones, en particular la ira. Sin embargo, se tiene también la responsabilidad de cuidar la relación de pareja e intentar reparar los efectos que haya tenido la discusión. Lo que se haga posterior al conflicto será determinante, pues tendrá como resultado a la mejora o al deterioro de la relación.

Referencia

Lisitsa, E. (2013). Manage conflict: the aftermath of a fight. Blog, The Gottman Institute

 

Ericka Cañas – Psicóloga clinica – psicologa.co

 

Editorial Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

www.psicologa.co – Especialistas en Salud Mental – 320 3379561 – Bogotá, Colombia

 

Psicologa.co 

Somos un grupo de Especialistas en Salud Mental en Bogotá para el tratamiento de Depresión, Ansiedad, Trastornos Emocionales y proceso de vida en niños, jóvenes, adultos y parejas. Puedes pedir una cita con un especialista en los siguientes canales y comenzar tu tratamiento hoy mismo.

Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Psicologa.co

 320 3379561

Consultorios Carrera 16  # 80 – 77  – Barrio Antiguo Country – Bogotá, Colombia. 

  Psicologa.co – Especialistas en Salud Mental

Depresión Bogotá, ataque de pánico, ataque ansiedad, psicólogos en Bogotá, psicólogos, depresión, Ansiedad, psicologa, psicologa.co, ayuda psicologica, Psicoterapia, terapia depresión, sentido de vida, terapia ansiedad psicoterapia, depresión postparto, Salud Mental, stress, habilidades sociales, adolescentes, estres, stress, insomnio, sueño, ayuda psicológica, meditación, desempleo, anorexia, vejez, parejas, relaciones